info@superationmentis.com
+34 689 76 40 75

Single Blog Title

This is a single blog caption

LA ASEXUALIDAD

Hoy trataremos de explicar cómo podemos encontrarnos perfectamente con personas que no tienen ningún interés por el sexo e intentar explicar de dónde puede nacer este tipo de personalidades. Los asexuados carecen de interés por el sexo o bien se les encasilla en pertenecer a la comunidad gay o lesbiana. Sin embargo, estos asexuados no tienen sitio en la sociedad, se hace difícil pensar que una persona no tenga atracción sexual.

La incorporación de tantos estímulos sexuales y un bombardeo continuo, lleva a el individuo a no saber qué escoger o elegir, todo le parece igual más de lo mismo. Se encuentra rodeado de un mundo explotado, dirigido a un mercado consumista, donde no se cuestiona ni analiza la atracción por un elemento en concreto. No obstante, no a todos les provoca produciéndoles saciación o perdida de interés.

Ante una sociedad que marca llevar una vida sexual plena con cierto desenfreno del deseo y el amor que tanto vende en los establecimientos de regalos o finas lencerías, reclamos para llenar días marcados por el romanticismo y el deseo. La venta se dispara con películas de instintos y sensaciones intimas, con guiones y marcas de tendencias sociales; arrastrando comportamientos chismosos y picarescos entre colegas o en el café de toda doncella.

En estos asexuados no se encuentran ni la pasión ni los lugares románticos llenos de rosas frescas. No sufren por rechazos ni vergüenzas del cumplir sino siguen un estilo de vida que no es transitoria, simplemente son asexuales. La aversión sexual tampoco es lo de ellos tan solo se trata de un trastorno hipo activo, son personas que no experimentan ningún tipo de atracción ni quieren relaciones sexuales.

La sexualidad como dice la doctora Lucia Baez y Edith Martín del Hospital de Clínicas es la dimensión existencial del ser humano, los asexuados como así se hacen llamar no tienen la necesidad de contacto. No se excitan con otro y no buscan descarga sexual. Por ello, mi interés es si en muchos casos la falta de atracción es derivado de un exceso social.

Como bien sabemos los psicólogos si se presenta continuamente un estímulo se sufre la falta de apetencia. Desbordar al cerebro con cualquier elemento sobrevalorado lleva a las personas a la desorientación. Esta saciación de estímulos pierde el valor recompensante, su presentación continua masiva hace perder el valor eliminando todo interés. Por ello cuestiono si este grupo asexuado puede ser por la presentación de un reforzador continúo derivando en la falta de atracción. Como siempre un llamamiento desde la psicología ecológica, dirigido primero a respetar a estas personas que no encuentran su sitio e invitar a los expertos a investigar que está sucediendo con el ser humano en este mundo desbordante displacentero.