Disponibilidad Horaria y Geográfica.
Precios asequibles, adaptados y flexibles.
689 764 075 | 916 015 745
info@superationmentis.com

Blog

alimentación ecológica

BioCultura y alimentación ecológica, acerca de este movimiento

Durante la semana pasada se ha desarrollado en Ifema BioCultura. Un encuentro de carácter internacional que celebra una vez al año en Barcelona, Bilbao y Madrid y de manera bianual en Valencia y Sevilla. Productores, distribuidores y otros profesionales se dan cita para demostrar el dinamismo del sector que por su volumen y repercusión la ha situado entre las dos más importantes de estas características que tienen lugar en Europa. Es un evento de larga trayectoria, con más de 30 ediciones en Madrid, lo cual pone de manifiesto el éxito del movimiento de la cultura biológica.

Entre su gran cantidad de stands se exponen una variedad de productos de origen ecológico. El pabellón 9, se ha visto a rebosar de personas por el gran interés que despierta esta tendencia futura en la alimentación que son los productos ecológicos. Una gran exposición de quesos, chorizos riquísimos de Asturias, vinos de bodegas ecológicas, aceites, legumbres, frutas y verduras. Productos que satisfacían la mirada y el estomago de todos, incluso se había montado un restaurante que ofrecía todo super-bio.

Una llamada a la reflexión acerca de la alimentación ecológica

A pesar de ser unos grandes defensores de la alimentación ecológica, este evento nos ha dejado una amargo sabor de boca. Queríamos hacer una llamada a la reflexión sobre los precios…¿Quién va a poder pagar esas cifras tan ostentosas? ¿Desde cuando por una botella de vino sencilla embotellada tan solo unos meses en barrica, se cobran de 8 a 10 euros? Esta tendencia está marcando un mercado elitista, además de, en cierto modo, «snob».

Se están originando grupos de personas con conductas de compra particulares ante el fenómeno BIO. Estos colectivos cuyo mimetismo social tiende a reproducir el comportamiento de una clase social o intelectual a la que consideran superior se justifican por la novedad de la tendencia de la alimentación ecológica. ¿Y qué sucede con las personas que quieren tener una alimentación sana y que no pueden pagar esos precios desorbitados donde el promedio de gasto al mes supondría unos 500/600 € por persona? Que parecen no tener cabida en este movimiento.

Los consumidores ecológicos empezaron ligados a una cultura vegetariana o dietética puesto que un 30%  compran  por  esta razón y un  26% empezaron  a comprar tras el conocimiento de las tiendas donde se venden. Por todo ello, podemos concluir y reflexionar ¿Por qué no se ha mantenido la producción agrícola sin pesticidas y contaminantes? ¿Por qué siendo el país con mayor producción de productos ecológicos de la Unión Europea somos los qué tenemos los precios más caros? ¿No es algo totalmente incongruente? Deberíamos pensarlo….