Disponibilidad Horaria y Geográfica.
Precios asequibles, adaptados y flexibles.
689 764 075 | 916 015 745
info@superationmentis.com

Blog

AGOTAMIENTO PSIQUICO

Sin pensar en la salud o el cuidado de nuestro cuerpo olvidamos que es la forma de ponernos en contacto con el exterior. En este descuido, nos encontramos ante las exigencias continuas del medio.Confiados estamos inmersos en competencias depredadoras que imperan en nuestra era.

Vivimos bajo un sistema que lo tiene todo pensado para nosotros, como: ¿Cuál es la forma de disminuir la natalidad entre las estructuras sociales pobres? ¿Cuál es la forma de dar trabajo a los inmigrantes que desbordan toda Europa? ¿Cómo disminuir la invasión de los niveles bajos, predominando las estructuras sociales altas? ¿Cómo se puede hacer para que unos pocos disfruten de los recursos de la tierra? El secreto de estas preguntas las vivimos en la actualidad y sólo los politologos podran dar explicaciones de ellas.

Mientras dormidos ante el agotamiento y exhaustos por competir dentro de este voraz sistema. Nos manejan y nos controlan teniendonos ocupados intentando demostrar y dar de nosotros un alto porcentaje a la sociedad. Sin plantearnos las causas que nos llevan a las situaciones de agotamiento. Entramos en una rivalidad seductora, disfrazada de una forma sutil, transformada en normalidad, jugando por una vertiente con fronteras y limites sociales. Somos dirigidos por un movimiento capitalista vil que es negado, ya que, todo lo cristaliza y no dejarse ver.

Nos adentra en un agotamiento emocional que despersonaliza y produce una actitud negativa. Sumergidos en este oceano desbordante que nos deja sentimientos de bajo rendimiento. Entretenidos en ello, mirando la forma de estar a la altura de aquello que la sociedad nos pide. Sabe como buscar el vacio del individuo, que busca como llenarlo y se aferra a lo absurdo creyendo le hara feliz.

La idea es conseguir un objetivo y entre meta y meta ir buscando otro. Abandonamos nuestras relaciones sociales, nuestra salud emocional queda desguardada. Se disparan síntomas y patologías reprimidas. Implicando enfermedades somatizadas en nuestro cuerpo. ¿Qué pide la vida de nosotros? ¿Ser los mejores? ¿Tener más y más? El futuro incierto y avasallador nos indica que aún se avecina una avalancha de exigencias a pesar de aquellos necios que creen surgirá un comienzo donde el hombre no necesitará de tantas preparaciones académicas ni de tantas necesidades materiales.

Referente a lo material estoy de acuerdo, por una parte, se encontrarán aquellos que tienen en exceso. Donde la realidad es la falta de percepción y el verdadero. Cuando nuestro cuerpo desgastado deje de pertenecer a la tierra. No podremos llevar todo lo material conseguido como hizo Cleopatra. Aquello que dejemos sera causa de provocación y guerras entre familiares de quién se queda con qué.

Por otro lado, las personas que se tomen la vida con normalidad observarán sus vidas desjastadas, compitiendo y envejeciendo sin pena ni gloria.Entre tanto, los jóvenes que se adentran al mundo laboral actual sin un puesto fijo, no podrán acceder a lo material ante la falta de una situación económica estable.Con todo esto ya contestamos a  las preguntas arriba expuestas.

Estos jóvenes, sorprendidos por la realidad donde una carrera no tendrá el valor suficiente para competir y los retos actuales universitarios ya nos dan elementos activadores como son los dobles grados, se fusionan en dos carreras.Lo importante es perpetuar el estado competitivo continuar el agotamiento psíquico y no estar nunca satisfechos, como lo requiere el sistema.

El resultado comenzo  cuando a los continentes pobres se les explotaba. Nadie se preocupó de nivelar la especie humana y todos tuviesemos un mundo mejor. Tan solo, con la vista fijada en la producción masiva y procrear mano de obra barata de los países subdesarrollados.

Hoy en día, esa mano de obra va invadiendo todo el globo terrestre y mientras el mundo desarrollado deja de tener hijos ya que no es rentable, ni se tiene un nivel económico adecuado a la sociedad que requiere tener un ingreso para afrontar todos los gastos necesarios que acompaña a un hijo. En un mundo competitivo, sin ingresos, quemados y sin esperanza. Dan paso a vivir el momento y a disfrutar el día a día como vende el sistema.

Nuestro deber es detectar aquello que nos perjudica y nos puede llevar a enfermar psiquicamente e intentar controlar la invasión del sistema en nuestras vidas.